Impacto económico por el consumo insuficiente de IgG

Noticias Impacto económico por el consumo insuficiente de IgG

¿Cuánto le está costando a su explotación el fracaso de la transferencia pasiva? Un modelo económico estima el valor de la oportunidad perdida que podría capitalizarse si se mejoran las prácticas de alimentación con calostro.

Influencia de las buenas prácticas de alimentación con calostro y la productividad a largo plazo

Los aspectos económicos de la reducción de la morbilidad y la mortalidad mediante la mejora de las prácticas de alimentación con calostro son obvios, fácilmente cuantificables y casi universalmente aceptados. Sin embargo, los beneficios económicos de las buenas prácticas de alimentación con calostro debidos a las mejoras en los parámetros tangibles de producción suelen pasarse por alto. El efecto de las buenas prácticas de alimentación con calostro en la ganancia media diaria, la reducción de la tasa de sacrificio y el aumento de la producción de leche son 3 ejemplos tangibles de los beneficios financieros que se pueden obtener al alimentar más calostro.

Más calostro = Mayor ganancia diaria

En varias investigaciones se ha demostrado una correlación significativa entre los niveles séricos de IgG en las terneras 24-48 horas después del nacimiento y la ganancia media diaria (Robison J. D. et al. 1988, Massimini G. et al. 2006 y Dewell R.D. et al. 2006) y se ha demostrado que la tasa de crecimiento de las novillas desde el nacimiento hasta la madurez sexual influye en la edad del primer parto (Clark RD y Touchberry RW 1962, Virtala AM et al. 1996, Zanton GI, Heinrichs AJ 2005). Por lo tanto, la relación entre los buenos niveles de transferencia pasiva sobre el crecimiento y la edad al primer servicio ha sido bien establecida. Recientemente, un estudio realizado en Polonia lo ha confirmado de forma más directa y ha establecido que cuanto mayor es el nivel de transferencia pasiva, mejor es el rendimiento en términos de edad a la primera inseminación (Furman-Fratczak K et al. 2011). En este estudio se dividieron 175 terneras en 4 grupos en función de las concentraciones de IgG en suero a las 30-60 horas de vida y se siguieron desde el nacimiento hasta la primera inseminación. El estudio reveló claramente los beneficios asociados a las concentraciones séricas de IgG de ≥10 g/L. Fue muy notable que las novillas en con el nivel más alto de IgG (>15 g/L) alcanzaron el peso a la inseminación (407 Kg) a los 454 días de edad un mes completo antes que las novillas que sufrieron FTP (IgG <5g/L) y 21 días antes que las novillas que sufrieron FTP parcial (IgG 5 a 10g/L). Las novillas con buenos niveles de transferencia pasiva (IgG 10-15g/L) también alcanzaron el peso de inseminación antes que las cohortes categorizadas en el FPT o FPT parcial pero 4 días más tarde que el grupo categorizado con el mayor nivel de transferencia pasiva. Por lo tanto, cuanto más alto sea el nivel de IgG, mejor será el rendimiento. ¿Qué impacto económico representa esto? Utilizando un modelo de programación dinámica de un rebaño lechero de reposición, Tozer y Heinrichs demostraron que la edad media al primer parto afectaba a los costos netos de la cría de novillas de reemplazo; la reducción de la edad al primer parto en 1 mes disminuía el costo de un programa de reposición de un rebaño de 100 vacas en 1.400 dólares o un 4,3% (Tozer PR y Heinrichs AJ 2001).

Más calostro = Menores tasas de sacrificio

También se ha demostrado que alimentar mayores volúmenes de calostro tiene un efecto sobre la tasa de sacrificio. En un estudio se observó un aumento del 16% en la supervivencia de las terneras hasta el final de la segunda lactación cuando se les alimentó con cuatro litros de calostro en comparación con las cohortes alimentadas con 2 litros (Faber S. N. et al. 2005). ¿Cuál es el impacto económico de esta mejora en las tasas de sacrificio del rebaño? Utilizando el mismo modelo descrito anteriormente, Tozer y Heinrichs calcularon que los costos de la cría de reemplazos podrían reducirse en aproximadamente 1.000 a 1.500 dólares por cada reducción del 1% en la tasa de sacrificio del rebaño (Tozer PR y Heinrichs AJ 2001).

Más calostro = Mayor producción de leche

Los beneficios de las buenas prácticas de alimentación con calostro en la productividad a largo plazo no terminan aquí: los primeros estudios sobre el efecto de los niveles de IgG en el suero neonatal también han demostrado que los niveles más altos de IgG también se correlacionan con una mayor producción de leche más adelante en la vida (DeNise SK et al. 1989). En ese estudio se estimó que por cada unidad de IgG sérica por encima de 12 mg/mL (medido entre 24 y 48 horas después de la alimentación con calostro) había un aumento de 8,5 Kg en la producción de leche y un aumento de 0,24 Kg en la producción de grasa en la primera lactancia. Este hallazgo ha sido corroborado por un estudio más reciente que mostró que las terneras alimentadas con 4 litros de calostro al nacer produjeron significativamente más leche (una media de 1 kg más de leche al día a lo largo de dos lactancias) que las cohortes alimentadas con 2 litros. ¿Cuál es el impacto económico? En este estudio en particular, las terneras alimentadas con 4 litros de calostro produjeron 2.263 libras más de leche al final de la segunda lactancia (Faber S. N. et al. 2005).

¿Qué cantidad de calostro se debe alimentar para obtener estos beneficios?

A partir de los estudios mencionados anteriormente y citados aquí, está claro que cuanto más calostro se administre, mayor será el beneficio para el ternero y la explotación en general. Por lo tanto, la respuesta es: tanto como sea posible y tan pronto como sea posible después del nacimiento. Intente conseguir altos niveles de transferencia pasiva en sus terneros. Tomar atajos en lo que respecta a las prácticas de gestión del calostro puede costar mucho dinero a una explotación al final. A menudo concentramos nuestros esfuerzos en los animales más viejos del rebaño de ordeño; sin embargo, la inversión en nuestros animales más jóvenes se amortizará en los próximos años.

Artículo escrito por

Manuel Campos

DVM, MSc, PhD – South America Veterinary Technical Services, The Saskatoon Colostrum Company