Tres fases clave de manejo para prevenir las enfermedades respiratorias

Noticias Tres fases clave de manejo para prevenir las enfermedades respiratorias

Es bueno tener objetivos. Te da algo a lo que aspirar, ya sea en tu vida personal o como productor lácteo. En su explotación lechera, hay una gran variedad de objetivos que puede tratar de alcanzar. Algunos pueden estar relacionados con los protocolos básicos mientras que otros pueden centrarse en el rendimiento.

Un objetivo para su programa de vaquillas puede ser que sus terneras crezcan lo suficientemente eficientes como para alcanzar el 85% del tamaño corporal maduro en el momento de tener su primer ternero. Es un objetivo ambicioso pero ciertamente alcanzable. Pero no es uno que pueda alcanzar si sus terneras tienen problemas respiratorios.
La enfermedad respiratoria bovina (ERB) sigue siendo la principal causa de muerte en los terneros lecheros predestetados. Cuando se trata de prevenir la enfermedad respiratoria bovina en los terneros lecheros, tenemos que centrarnos en el desarrollo de la inmunidad en el ternero, en la reducción de la presión de la enfermedad por parte del entorno y en el análisis del éxito para mejorar la prevención a lo largo del tiempo.

Fase 1: La prevención comienza con el calostro

Desde el punto de vista de la prevención, la nutrición sigue siendo el área más importante de atención cuando se trata de la salud respiratoria, y todo comienza con el calostro.

La génesis del calostro de alta calidad comienza en realidad en la vaca con una nutrición y unos protocolos de vacunación adecuados. La colostrogénesis suele comenzar entre cinco y seis semanas antes del parto, por lo que es importante vacunar antes de que se produzca la colostrogénesis para que la vaca tenga tiempo de crear anticuerpos que puedan transferirse al calostro y, posteriormente, al ternero. Una vez que nazca la ternera, hay que suministrarle 4 litros de calostro lo antes posible, seguidos de 2 litros en cada toma durante al menos tres tomas. A medida que los terneros pasen a la leche normal, considere la posibilidad de darles leche de transición en el segundo y tercer ordeño para seguir bañando el intestino con inmunoglobinas que ayuden a proteger las células de los patógenos.

Una vez que los terneros tengan unos días de edad, comience a aumentar el volumen de leche en cada alimentación. El objetivo es alimentar un galón de leche en cada comida, y trabajar para alimentar a los terneros ese nivel tres veces cada día. El punto principal es asegurarse de que usted está recibiendo suficiente nutrición en esos terneros, por lo que tienen la energía para crecer a su ritmo objetivo y luchar contra las presiones de la enfermedad a medida que surgen.

Fase 2: Alimentar para fortalecer la inmunidad

Al establecer o reevaluar los programas de alimentación de sus terneros, recuerde que la nutrición adecuada puede ayudar a los terneros a rendir y también a fortalecer su inmunidad. Hay muchos aditivos para la leche disponibles en el mercado para apoyar no sólo un crecimiento más rápido, sino también la función inmune, por lo que los terneros están mejor protegidos para luchar contra los desafíos de la enfermedad. Esto incluye el uso de un postbiótico que apoya la salud intestinal y un mejor apoyo inmunológico. El documento de consenso de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos, publicado recientemente, define un postbiótico como “una preparación de microorganismos inanimados y/o sus componentes que confiere un beneficio para la salud del huésped”.

En un estudio reciente de la Universidad Estatal de Iowa se alimentó a los terneros, a partir de uno o dos días de edad, con un sustituto de la leche que contenía un aditivo alimentario postbiótico y se les administró un alimento inicial. Entre los días 19 y 21 del estudio, los terneros fueron desafiados con el virus respiratorio sincitial bovino. Los terneros alimentados con el sustituto de la leche y el pienso de inicio con el aditivo postbiótico presentaron una reducción de los signos clínicos relacionados con la salud respiratoria después de la infección y puntuaciones más bajas de patología pulmonar en comparación con los terneros alimentados como control que no recibieron el suplemento.

Es importante establecer y mantener un sistema inmunológico fuerte. Los aditivos alimentarios probados por la investigación, como los ofrecidos en el estudio del Estado de Iowa, están diseñados para ayudar con la inflamación y ayudar a los terneros a lidiar con el estrés y los desafíos que enfrentan todos los días.

Los protocolos de vacunación son muy importantes para prevenir los virus y ayudar a los terneros a superar las presiones de las enfermedades, pero no son una solución mágica. Someter a los terneros a una mala nutrición o a un entorno poco limpio son las mejores formas de abrumar incluso al mejor programa de vacunación. El objetivo es lograr un equilibrio entre la función inmunitaria y la presión de las enfermedades externas. Si la inmunidad de los terneros es alta y la presión de la enfermedad en la población es inferior, el resultado es una buena salud. Si la presión de la enfermedad en la población está por encima del nivel de la función inmunitaria, entonces estamos perdiendo la batalla.

Fase 3: Crear un entorno limpio

Incluso cuando se siguen estrictamente los protocolos de alimentación y de calostro, los esfuerzos para mejorar la inmunidad de los terneros pueden verse abrumados si el entorno los somete a altas cargas de patógenos. Empiece por crear un entorno de vacas secas de bajo estrés que reduzca la eliminación de patógenos. Proporcione un amplio espacio para que las vacas coman, beban y descansen. Cuando llegue el momento del parto, cree un entorno limpio y seco. Antes hemos hablado de la importancia del calostro en la dieta de los terneros recién nacidos. La eficacia de ese calostro, independientemente de su calidad, se reduce considerablemente si el ternero nace en un entorno sucio y cargado de patógenos.

Una vez que los terneros salgan de la zona de partos, asegúrese de transportarlos a un alojamiento que haya sido desinfectado para reducir la carga de patógenos. Mantenga el área de alojamiento limpia, seca y bien ventilada para continuar manteniendo la carga de patógenos a un nivel manejable. El amoníaco en el entorno del alojamiento puede dificultar la función pulmonar, por lo que es importante mantener el aire en movimiento alrededor de la ternera para mantenerla limpia.

También hay que tener en cuenta los cambios de estación. Cuando pasamos de un clima frío a uno más cálido, o viceversa, el ambiente dentro de la instalación cambia. Tenemos que ajustarnos cambiando la ventilación para adaptarnos a los cambios de temperatura y humedad.

Analice su éxito

Una vez que los protocolos están en su lugar y se siguen para el manejo del rebaño de terneros, recoger los datos que rastrean los desafíos de la enfermedad, especialmente la edad de los terneros y el tipo de patógeno que causa problemas de salud. Comprenda las áreas de su sistema de manejo de terneros en las que los terneros están bajo estrés y por lo tanto permiten que los patógenos se arraiguen. Si la diarrea afecta a sus terneros, identifique los puntos de estrés que permiten a los patógenos abrumar al ternero. Si los problemas respiratorios están afectando a sus terneros, observe lo que puede estar ocurriendo en el rebaño de vacas para tener una idea de lo que está afectando a sus terneros y vaquillas.

Independientemente del nivel de desafío de patógenos en su programa de cría de terneros, comenzar con su veterinario para construir un programa eficaz de nutrición e inmunología es la mejor manera de empezar. Además, considere la posibilidad de pedir a su veterinario que realice ecografías torácicas a sus terneros para comprender mejor la salud y la función pulmonar. Hemos visto que la realización de análisis de ecografía pulmonar puede detectar enfermedades subclínicas entre siete y 14 días antes de la aparición de enfermedades clínicas. Cuando se hace a lo largo del año, los resultados de la ecografía pueden señalar cuándo sus terneros están en mayor riesgo, y usted puede ajustar el manejo en consecuencia.

Incluso si usted identifica los patógenos que podrían estar causando enfermedades en su ganado joven, es importante entender lo que le llevó al punto en el que los patógenos estaban abrumando el sistema. ¿Cambió la alimentación? ¿Se olvidó de poner la cama seca? ¿Se apagaron los ventiladores? Comprenda qué factores pueden haber conducido a una mayor exposición a los patógenos.

La salud de los terneros puede ser frustrante a veces, trabaje con su equipo para lograr el éxito.

Artículo escrito por: Matt Dodd, Ruminant Field Technical Specialist de Diamond V para Progressive Dairy.