La leche de transición tiene un potencial sin explotar para los terneros

Noticias La leche de transición tiene un potencial sin explotar para...

No es calostro pero la leche de transición puede jugar un papel valioso en el desarrollo y salud de las crías.

Una tendencia relativamente nueva en la crianza de terneros es la alimentación con leche de transición en los primeros años de vida. Los productores de leche han comprendido desde hace tiempo la importancia de suministrar rápidamente calostro a los terneros recién nacidos poco después de su nacimiento; sin embargo, nuevas investigaciones están demostrando que la alimentación continuada de calostro y leche de transición produce beneficios a largo plazo para los terneros, incluyendo un mayor crecimiento y una mejor salud.

Cuando la vaca pasa de la producción de calostro a la de leche, esta leche intermedia suele pasarse por alto. Pero la leche de transición es diferente. No sólo contiene más energía y proteínas que la leche madura, sino que también tiene inmunoglobinas y otras hormonas y componentes bioactivos potencialmente beneficiosos.

Aunque no hay una definición uniforme, los ordeños de 2 a 5 después del parto se consideran generalmente leche de transición. Dado que la leche de transición no es vendible (el requisito de la leche de grado A es retener la leche de la venta hasta el momento en que el calostro ya no está presente), las granjas que son capaces de capturar y segregar esta leche pueden cosechar los beneficios para la salud de los terneros con poco o ningún costo de bolsillo.

La viabilidad de separar, guardar y alimentar la leche de transición dependerá del número de terneros y del sistema de alimentación actual. Para los productores que ya alimentan a los terneros con leche entera, separar los ordeños 2 a 5, almacenar la leche y alimentar con ella a los terneros más jóvenes requerirá algunos pequeños ajustes de gestión y otro tanque de almacenamiento.

La logística podría ser un obstáculo mayor para los productores que ponen a los terneros en el sustituto de la leche inmediatamente después de la alimentación con calostro. Una solución más sencilla, aunque más costosa, sería añadir calostro en polvo al sustituto de leche o a la leche entera para determinados terneros.

Menos terneros enfermos

Un estudio de 2014 publicado en el Journal of Dairy Science descubrió que los terneros alimentados con dos o cuatro tomas de leche de transición (ordeños 2 a 6) después de la única toma inicial de calostro tuvieron mejores observaciones de salud visual que se registraron dos veces por semana. Los terneros alimentados con leche de transición tenían menos probabilidades de recibir una peor puntuación en los ojos o en las orejas (por ejemplo, más secreción ocular o una caída pronunciada de las orejas). También tuvieron menos probabilidades de recibir una peor puntuación nasal durante el periodo de estudio en relación con los terneros que no recibieron leche de transición. Las observaciones se realizaron durante las primeras 12 semanas de vida de las novillas y durante las primeras tres o cuatro semanas de vida de los terneros.

Todos los terneros del estudio lograron una adecuada transferencia pasiva de inmunidad tras la alimentación inicial con calostro, y la alimentación con leche de transición no afectó a las concentraciones de IgG de los terneros. Esto apunta a otros muchos factores nutricionales e inmunitarios proporcionados por el calostro y la leche de transición que podrían influir en la salud a corto y largo plazo. Por ejemplo, los efectos localizados de los anticuerpos dentro del intestino pueden proteger contra la entrada de patógenos, o bien otros factores presentes pueden tener efectos de mejora inmunológica no relacionados con las inmunoglobulinas.

Más crecimiento antes del destete

Estas preguntas sin respuesta condujeron a nuestro grupo de investigación de la Universidad Estatal de Michigan a nuestro propio esfuerzo. Nuestro experimento consistió en alimentar con leche de transición o con un sustituto del calostro ampliado en una granja lechera comercial que anteriormente alimentaba con un sustituto de la leche inmediatamente después del calostro. En este estudio, la leche de transición se recogió de los ordeños 2 a 4 después del parto, se agrupó, se congeló y se pasteurizó por lotes antes de transferirla a bolsas de alimentación individuales y volver a congelarla.

Los terneros fueron asignados aleatoriamente a tres dietas diferentes durante nueve alimentaciones (tres veces al día) inmediatamente después de dos alimentaciones de sustituto de calostro. Los tratamientos fueron sustituto de leche, leche de transición o sustituto de leche más sustituto de calostro.

Desde el nacimiento hasta el destete, los terneros alimentados con leche de transición y sustituto de leche más sustituto de calostro ganaron 6,6 libras más de peso corporal total que los alimentados con sustituto de leche (0,12 libras por día durante 56 días). La energía metabolizable adicional (utilizando las ecuaciones del NRC 2001) procedente de los sólidos más altos de la leche de transición sólo representó 1,5 libras de la ganancia adicional de los terneros alimentados con leche de transición en comparación con el sustituto de leche. El tratamiento no alteró las puntuaciones diarias de salud de las orejas, los ojos o las heces en esta granja, que gozaba de una excelente salud de los terneros y no transportaba a los terneros jóvenes fuera de la granja.

Aunque este estudio inicial no profundizó en las razones por las que la leche de transición confiere estos beneficios, un estudio de seguimiento que aún no se ha publicado demostró que la leche de transición no pasteurizada estimula el desarrollo del tracto digestivo a través de la proliferación celular (aumentando el número de células). Esto, en última instancia, amplía la superficie del intestino delgado y la absorción potencial de nutrientes en la primera semana de vida. Los terneros que no reciben leche de transición pueden estar perdiendo la oportunidad de un mayor desarrollo del intestino y una mejor salud.

Beneficios a largo plazo

Para justificar la alimentación con leche de transición en las explotaciones, ésta debe ser factible, económica y beneficiosa. Los gestores de las explotaciones lecheras deben considerar el valor del aumento de peso adicional y la mejora de la salud de los terneros en su explotación, teniendo en cuenta la evidencia de que la mejora del crecimiento y la salud en las primeras etapas de la vida puede dar lugar a una mayor producción de leche durante toda la vida. Un análisis publicado en el Journal of Dairy Science en 2012 encontró que por cada libra de ganancia de peso diario promedio antes del destete, la producción de leche era 1,113 libras más alta en la primera lactancia.

La investigación sobre la nutrición óptima de los terneros después de la primera alimentación con calostro es limitada. En las granjas en las que es posible alimentar con leche de transición o complementar con un sustituto de calostro, se puede lograr una mejor salud y un crecimiento más rápido de los terneros mediante la aplicación de esta práctica.

Artículo escrito para Hoard´s Dairyman por: Faith Cullens, Miriam Weber-Nielson & Brandon Van Soest, todos son de la Universidad Estatal de Michigan. Cullen es Directora del South Campus Animal Farms, Weber-Nielson es Profesora Asociada y Van Soest es un estudiante de Maestría.